22 de marzo de 2008




....Subió la montaña y mirando hacia abajo se dio cuenta que nada era lo que parecía, que las dimensiones desde allí no eran objetivas, y pensó, que solo alzando los pies del suelo se veía mas grande que cualquier problema que la acechaba.

Se tomo su tiempo, y cuando estuvo preparada le grito a su yo dormido.
Y el mundo gira... y nosotros con el.

Y solo sabes lo que quieres en el instante en que lo piensas, por que un instante después tu mundo puede ser otro.

Nadie aprende en pellejo ajeno, y a veces en el propio cuesta, y hasta puede ser que no sepas que es lo mismo.

El tiempo pasa y las cosas no quedan siempre en su sitio.
El pasado queda grabado en tinta indeleble.
El futuro espanta, máxime cuando echas la vista atrás.

Como soy consecuente con lo que vivo diré, que nunca como hoy ví tan claro que solo yo tengo la llave que abre y cierra el dolor.

Nada ni nadie debería distraerme de mis objetivos, que aunque pocos son claros y necesarios.




A VECES PENSÉ...
Que saber tanto no conducía a ninguna parte, a veces pensé que en la ignorancia está la paz.
Pero hoy no creo que cayendo a ciegas... tenga un golpe menor.

No hay comentarios: