14 de agosto de 2009

Un paseo por el campo, disfrutando las maravillas de la naturaleza.

Una cena, hecha con lo mejor de los dos.

Una tarde de invierno, acurrucados en el sofá, escuchando tu música y a ti cantándome bajito.

Un instante… Contemplando lo guapo que eres.

Un beso interminable, como solo tu… Sabes.

Un silencio compartido, tu parcela y mi parcela.

Unos brazos, donde… Cobíjarte/cobijarme.

Una mirada cómplice.

Una mano acariciándote el pelo.

Unos cuerpos sudando de placer.

Unas copas.

Unas risas.

Un “estoy aquí “, cuando el miedo atenaza.

Un corazón confortable.

Una sensación de abrigo.

Un sueño para el desayuno.


Ángel… Quizá fue la impronta que me dio cuando quise poner tu nombre.

Cati.

No hay comentarios: