9 de enero de 2014

ESTAS COSAS MÍAS

  • A mi las ranas, jamas se me convirtieron en príncipes. Se me convirtieron siempre en dragones.

No hay comentarios: